Economía mexicana sigue un modelo fracasado

Carlos Hugo Hermida Rosales

Gabriel Mendoza Pichardo, académico de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), afirmó que la economía mexicana adoptó en 1982 un modelo que hoy en día es un fracaso, ya que la tasa de crecimiento del país ha sido muy baja y el ingreso per cápita no es el esperado.

Ello ocurrió el 5 de septiembre al impartir el taller “Cambio estructural y crecimiento económico”, que se llevó a cabo del 4 al 8 de septiembre en el Centro de Cómputo de la Facultad de Economía de la Universidad Veracruzana (UV), como parte del programa de la Cátedra “Roberto Bravo Garzón” realizada por la Dirección General del Área Académica Económico-Administrativa de esta casa de estudio.

Mendoza Pichardo explicó que la economía mexicana ha atravesado ciclos muy marcados hacia la baja, los cuales han provocado las caídas de 1982, 1986, 1987, 2008 y 2009, además de recesiones como la de principios del año 2000.

Comentó que la economía nacional actual es muy distinta a la de 1982, ya que ahora el país exporta una cantidad muy grande de artículos manufacturados, principalmente de la industria electrónica y automotriz, pero ese sector exportador no ha logrado reactivar al resto de le economía ya que aunque las exportaciones aumentaron, no hubo crecimiento.

“Por ejemplo, hemos llegado al final del actual periodo de gobierno con una distribución del ingreso mucho peor que la que teníamos al inicio del mismo, lo cual afecta al grueso de la población.”

El catedrático afirmó que hoy en día las economías mundiales están muy vinculadas entre sí, una prueba de ello es que las crisis económicas de 2008 y 2009 fueron globales; enunció que esta relación viene de años atrás y que la primera manifestación de la integración de las economías mundiales se dio con la crisis de 1974, la cual afectó a muchas naciones.

Mendoza Pichardo relató que actualmente las economías mundiales pasaron de una época de crecimiento que se dio de 1950 a 1970, a una etapa en la cual no avanzan a ese ritmo, lo cual trae como consecuencia que a nivel macroeconómico la productividad del trabajo no crezca con rapidez.

Mencionó que, a diferencia de los países latinoamericanos, algunas naciones asiáticas han logrado acomodarse muy bien en este nuevo contexto internacional, debido a que no siguieron el dogma neoliberal, el cual plantea ideas como disminuir el tamaño del estado y evitar una política económicamente activa.

“En lugar de seguir un modelo de economía neoliberal, países como China implementaron políticas de fomento industrial, a la vez que protegieron sus mercados, lo que les permitió salir mejor librados de esta crisis”, enunció.

El académico aseguró que actualmente México tiene una economía estancada, ya que después de la crisis mundial de 2008 no ha logrado levantarse. Expresó que para salir de esta situación el país debe implementar una política económica muy activa por parte del Estado, la cual incluya una correcta dirección de procesos, ampliación del mercado interno y un incremento de salarios.

Manifestó que para reactivar la economía mexicana es necesario brindar una educación de calidad a la población en todos sus niveles.

“El país requiere de más científicos, humanistas, artistas o literatos; se debe preparar a las personas para que tengan una mejor calidad de vida, ya que esto se traducirá en un aumento de la productividad”, enfatizó.

Mendoza Pichardo aseveró que una gran parte de los problemas de la economía mexicana es que muchas personas trabajan en actividades que no son productivas, lo cual disminuye su desarrollo, pero que la educación es una herramienta eficaz para sacarla a flote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *