Los enredos de Miguel Ángel tratando de detener donativos a los damnificados

Místicos y Terrenales

  • Los enredos de Miguel Ángel tratando de detener donativos a los damnificados
  • Al GobEdo no le interesa incentivar el deporte

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

¿Quién cree que el Fiscal de Veracruz, Jorge Winckler, actúa por su cuenta?.

Dicho de otro modo, ¿quién piensa que el gobernador Miguel Ángel no es el que le ordena a Jorge Winckler lo que debe hacer?.

Por eso, sólo por eso, cuando se dio la arbitraria detención de Juan Pinilla Rodríguez y las otras seis personas que trabajaban en el acomodo de las despensas que se iban a entregar a la Cruz Roja, nadie pensó que Miguel Ángel Yunes desconocía la acción.

Más bien el actuar del “Fiscal Carnal” se vio como un mensaje de “yo no dono para los damnificados, pero tampoco dejo que otros lo hagan”.

Porque hasta ahora, que se sepa, Miguel Ángel no ha dado un peso para los damnificados, ni de Veracruz ni de otros estados.

Tal vez porque estos no vinieron a saquear tiendas, como ocurrió a principios de año.

Todo esto de la detención de Juan Pinilla y los otros 6, se convirtió en una gran comedia de enredos, en donde los villanos fueron al final Miguel Angel y Winckler.

El acto causo un repudio total, porque aún cuando mostraron las despensas, estas no tenían logotipo alguno, que indicase un uso propagandístico de las mismas.

Miguel Ángel vio en la denuncia la posibilidad de echar un poco de culpas hacia otro lado, después de todo el desprestigio que le llegó por lo del caso “Yunete”.

El señalamiento se hizo porque las despensas se embolsaban en la casa de la directora de Servicios Municipales del Ayuntamiento de Veracruz, Fabiola Balmori Durazzo, y supusieron que las mismas llevarían el logotipo del PRI o algo por el estilo.

Winckler, Miguel Ángel, se debieron de frotar las manos y armaron todo para detenerlos e incautar las despensas.

Vaya, es más, Jorge Winckler hizo algo que nunca realizó para el caso Yunete: Abrió una carpeta de investigación, la 125/2017/EE, por la probable comisión de delito en materia electoral.

Los policías ministeriales llegaron a la casa, y detuvieron a 7 personas y se llevaron vehículos y 700 despensas, con un valor cada una de 250 pesos; es decir, 175 mil pesos.

Hoy sí Jorge Winckler quería investigar “de donde salieron los recursos para su compra”.

Ya no fue tan laxo como con el Caso Yunete, donde ni se preocupó por tomar acción alguna.

Todavía se dio el lujo de negar que hubiera persecución política, porque dijo que hubo flagrancia, mientras que en el caso Yúnete, la prueba fue un video.

Por cierto, nada más como anotación, ¿acaso no fueron videos -grabados por manos misteriosas y posiblemente ligadas a intereses del gobierno del estado- los que sirvieron para acusar a Eva Cadena?.

Winckler, el Fiscal Carnal de Miguel Ángel, viendo la avalancha que se le venía encima, lo que incluía un amparo de la justicia federal para los detenidos, dijo que en las próximas horas serían liberados.

Pero Winckler se negaba a soltarlos, como alguien a quien le quitan todo lo que agarra, porque no es suyo, porque no le corresponde, porque arma mal los casos.

El amparo se emitió temprano, fue el número 857/2017, por el Juzgado Quinto de Distrito en Boca del Río.

Pero Winckler se resistía a soltarlos.

Pasaron las horas del día, corrieron las de la tarde y seguían detenidos. Había que demostrar que los podían mantener en prisión hasta el último momento, dejando correr lento cada minuto. A las 5 de la tarde del miércoles fueron liberados.

Fidel Ordóñez, el abogado de los ingenieros, refirió que el juez había mencionado que la detención no procedía al carecerse de una orden de aprehensión.

El aluvión de criticas fue intenso, fuerte.

Pepe Yunes, a las 15:48 lanzó el primer tuit condenando los hechos, con un lenguaje enérgico, de reproche total:

“Abusivo y faccioso el trato a Juan Antonio Pinilla Rodríguez por tratar de ayudar a damnificados”.

En el mismo minuto llegó el segundo: “Pretenden equiparar hechos incomparables, evidentemente distintos ¡Es vergonzoso!”.

Y al minuto 50, el tercero: “Reconocemos la solidaridad de los integrantes del Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas del estado de V. en momentos de apremio”.

Miguel Ángel, en voz de Winckler, dijo que ni el Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas de Veracruz (CIME), ni la Cruz Roja, habían reivindicado las despensas.

Pero le llegó el desplegado del CIME “con relación a la detención de siete socios de este órgano por apoyar a damnificados de los recientes sismos”, donde mencionaban que se realizó una campaña de acopio la semana pasada y que “ayer (martes 26 de septiembre) se tenía programado entregar(las) a través de la Cruz Roja Mexicana”.

En el CIME hay más panistas que priistas… y todos se sintieron ofendidos por la acción.

El inciso 4 de su comunicado apunta: “Lamentamos y reprobamos la decisión tomada por la fiscalía general del estado de detener a nuestros socios, aún después de conocer el origen, uso y destino de los apoyos. Condenamos que se haya implementado un operativo con 40 elementos de la policía ministerial fuertemente armados para detener a nuestros compañeros. Es reprobable que los cuerpos policiacos y las instancias de impartición de justicia se preocupen más por detener despensas para damnificados, que a delincuentes”.

Y como ellos también piensan que Winckler no se manda solo, le pidieron a Miguel Ángel “que intervenga para que nuestros agremiados, quiénes son gente de bien, profesionistas con prestigio, sean liberados inmediatamente, puesto que ya la fiscalía sabe la procedencia, uso y destino de los apoyos”.

Después le llegó el reclamo de la Federación de los mismos ingenieros, la Fecime, la cual se difundió desde la capital del país, firmada por María Elena Simental Parra, la Presidente.

Este “gran golpe” le va a costar a Miguel Ángel muy caro en su imagen con el sector empresarial.

Vaya, tan es así, que hasta el pasivo y hasta complaciente con el gobierno actual, Consejo Coordinador Empresarial le reprochó la acción, vía su presidente, José Manuel Urreta Ortega.

“El estado de Veracruz vive momentos muy complicados, lo seguimos viviendo como para que nos pongamos a tratar de darle tintes políticos al tema, eso no lo debemos hacer. Estoy convencido de que Juan Antonio Pinilla es un buen hombre, es un hombre íntegro y todos los colegiados que detuvieron junto con él. También están tratando de hacer algo por México, aportar algo por México y es muy lamentable lo que sucedió”.

La desesperación por lavar la imagen hizo a Miguel Ángel cometer un fuerte error.

Pero él es el gobernador, quien pretende ser el gran místico del estado.

Winckler es el Fiscal carnal, y la parte más flaca de la reata.

Entonces Winckler que pague el error y que renuncie.

Eso le dará incluso oportunidad a Miguel Ángel de buscar alguien que pueda hacer mejor el trabajo que quiere.

LOS ROJOS DEL AGUILA SE VAN DE VERACRUZ. Algo raro está pasando en Veracruz con la afición deportiva, tanto que los Rojos del Águila deben abandonar la plaza para irse a los dos Laredo (Nuevo Laredo, Tamaulipas y Laredo, Texas) porque no tenía ya publico.

El cambio se anunció durante la Asamblea de Presidentes de la Liga Mexicana de Béisbol.

La baja asistencia también se nota en los partidos de los Tiburones Rojos de Veracruz, tanto que en el último juego el estadio estaba casi vacío.

¿Qué es lo que alejó a la afición de los estadios?.

Pero más aún, ¿quién puede hacer algo para resolver ésta crisis?. El gobierno del estado, no, porque ya demostraron ampliamente que el impulso al deporte es algo que no les interesa y al que le ponen etiquetas partidistas para justificar su inactividad.

ALTERNATIVAS DE DESARROLLO EN VERACRUZ. Agustín Mantilla Trolle, director de Desarrollo Político, de la Secretaría de Gobierno, está organizando un evento interesante, un ciclo de conferencias denominado “Alternativas de desarrollo en Veracruz, el cual se realizará durante octubre y noviembre en la biblioteca Carlos Fuentes.

Lo sugestivo es que los ponentes para cada uno de los temas son –principalmente-intelectuales con actividad política, desde la izquierda o desde la oposición. Son 4, y cada uno conocedores de la realidad de Veracruz.

El ciclo lo inicia Ernesto Fernández Panes (exdiputado de izquierda, líder magisterial), con “Transición política”, el 4 de octubre.

Sigue Leopoldo Alafita (estudioso profundo del movimiento político en Veracruz) con “Inseguridad vs. Desarrollo”, el 18 de octubre.

Continúa Rafael Vela Martínez (investigador social y analista político acucioso, hoy funcionario del gobierno del estado) con “Zonas económicas especiales”, el 8 de noviembre.

Y cierra el ciclo Víctor Andrade Guevara (luchador social, militante de izquierda, activista) con “Factores de riesgo en Veracruz”.

Los temas son interesantes, pero por quienes los presentan pueden volverse aún más llamativos.

Vale más que la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *