El silencio de Yunes ante Mara

Punto y Coma/ Por Yair Ademar Domínguez

En Veracruz, estamos enfrentando la peor crisis en materia de seguridad de la historia.

Si en algún momento pensamos que los índices delictivos generados durante el gobierno (pésimo) de Javier Duarte no serían superados por nadie, nos equivocamos. Van 9 meses del gobierno “Yunista” y la seguridad prometida aún se ve distante.

Los homicidios, secuestros y extorsiones, no cesan. En comparación con el año pasado ha aumentado en más del 30%. Ni drones ni ladrones encarcelados, vemos. Sólo pactos entre Yunistas y Duartistas.

Despertamos todos los días con primeras planas y notas rojas, que dejan en evidencia la deficiente estrategia del gobierno estatal para garantizar la seguridad y la paz en la entidad.

Caso Mara Castilla

Resulta sorprendente la omisión de las autoridades veracruzanas ante lo sucedido con Mara Castilla, la joven xalapeña que tras una semana desaparecida en Puebla fue encontrada sin vida el pasado viernes quince de septiembre en Tlaxcala.

Su búsqueda fue exhausta y dolorosa su partida. El último adiós dado en esta ciudad capital (Xalapa), congregó a familiares y amigos, pero también consternó a la sociedad en general. Las marchas en la Ciudad de México y Xalapa fueron su despedida y eco de una voz acallada por la violencia.

Mientras por un lado se vivía dolor por una vida arrancada, por el otro el gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, se mantenía ocupado con las preparaciones de su primer “Grito de Independencia”, sin sobrarle siquiera dos minutos para dedicar un mensaje ante lo sucedido con la joven estudiante de 19 años.

Mientras una madre lloraba al despedir a su hija, el Fisculín Winckler presumía en sus redes sociales su habilidad culinaria, presumiendo una Paella con “#SazónDelFiscalGeneral”.

Mientras decenas de voces pedían Justicia para Mara, y exhortaban la intervención del gobernador, Yunes Linares sostenía un acto político con panistas y perredistas en Boca del Río, argumentado “es mi día libre”.

Lamentable la postura del Gobierno Veracruzano, omiso y ausente. Lamentable, sobre todo, la postura del gobernador y del fiscal: desinteresada e indiferente.

Pero, ¿a qué se debe el silencio de Yunes?l… La respuesta es simple, y se centra en que el gobierno de Puebla (panista) ha pedido a Yunes Linares no señalarlo ni mediatizarlo, con la finalidad de no dañar al PAN en la ruta rumbo al 2018.

El gobernador Yunes Linares, debe intervenir y pugnar para que el gobierno de Tony Gali, en Puebla, esclarezca el caso. El asesinato de Mara Castilla no puede ni debe quedar impune, debe de resolverse y aplicarse la justicia.

En lo que a Veracruz corresponde, Yunes Linares debe apartase de la grilla política y comenzar a gobernar. No basta con que la seguridad se declare, él como gobernador constitucional debe garantizarla para todos los veracruzanos.

@yairademar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *